enero 31, 2023

El Nuevo Guárico

Libre, Plural y Objetivo

El Cristo de la Salud fue cargado en hombros por sus promeseros

Una multitud de personas cuya sanación de alguna enfermedad se la atribuyen al Cristo de la Salud, recorrieron la tradicional procesión que desde hace 166 años se realiza por las calles de Zaraza, Guárico, cada primero de enero.

Lisbeth Milano, madre de un menor con dificultad para caminar, contó que encomendó a su hijo al Cristo de la Salud, según testimonio difundido por Radio Brava 90.7. En el primer tramo de la procesión, el niño se levantó de su silla de ruedas y les hizo una reverencia a la imagen del crucificado que pasaba por el barrio Borbollón, a escasos metros de la iglesia San Gabriel Arcángel, de donde partió la caminata.  

 Un niño discapacitado se levantó para recibir a la procesión /Fotos Eligio Rojas

Francisco Antiveros, quien andaba en la procesión, relató que hace cinco años fue diagnosticado con un tumor en el pulmón derecho el cual milagrosamente se encapsuló y desapareció.

‘’Mi fe en el Cristo de la Salud nunca faltó y las oraciones de toda mi familia…cuando acudí a una de las revisiones médicas, el doctor me informó que el tumor había desaparecido totalmente”, contó Antiveros quien todos los años acude a la procesión en agradecimiento al Redentor.    

Zoraida Carranza y Yanaira Cumarín, residentes del barrio Curazao, ofrecieron desayuno a quienes transitaban por ese sector detrás del Cristo de la Salud.

José Milano es uno de los músicos que integra la Banda “Sánchez Belisario”, quienes desde hace 40 años tocan algunas piezas de música sacra en la procesión. Pero, además, Milano contó que hace dos años, su esposa Jacqueline Hernández Ramos, sufrió una enfermedad renal lo cual ameritó una operación. ‘’Pensé lo peor y se la encomendé al Cristo de la Salud; ella salió bien de la operación. La sanó el Cristo’’, reveló Milano quien igualmente acude todos los años para tocarle al Cristo.   

Alerta sobre las sectas

El sacerdote Ibrahím Gómez, ofició una misa donde alertó la presencia de un grupo de sectas que pululan en el municipio

La procesión número 167 del Cristo de la Salud salió pasadas las 7 am de la iglesia San Gabriel Arcángel, ubicada en el casco histórico de Zaraza.

Antes de emprender el recorrido, el sacerdote Ibrahím Gómez, ofició una misa donde alertó la presencia de un grupo de sectas que pululan en el municipio Pedro Zaraza. ‘’Salgamos con fe a la calle para defender y reafirmar nuestra fe’’, sugirió Gómez. ‘’No es salir por salir; también tiene que haber una sanación espiritual. La humanidad tiene que sanar las heridas. Deben sanar el corazón. Y esa sanación se logra cuando se cree. El milagro del Cristo de la Salud se da cuando se cree, solo él puede sanar tu vida’’, acotó.

El sacerdote Gómez, encargado de la parroquia San Gabriel Arcángel, informó que a partir de este año abrirán un libro para registrar los milagros del Cristo de la Salud.

Gómez explicó que por primera vez la efigie del Cristo de la Salud fue adornada con flores rojas las cuales que representan las gotas de sangre del crucificado. Tradicionalmente la imagen se adorna con flores blancas, entre ellas calas y lirios, que simbolizan la pureza.

Copleros ofrecieron versos. 

Durante la procesión, el Cristo de la Salud tuvo 10 paradas en el pueblo llanero, una de ellas en la Plaza Páez, donde cantantes de música llanera ofrendaron coplas al hijo de Dios. Allí cantaron José Atilano Ceballos y Cecilio Hernández, entre otros.

Otra de las paradas ocurrió frente a la iglesia Nuestra Señora del Carmen, donde su sacerdote Marcos Graterol dirigió una reflexión.

Luego, la procesión se detuvo en el antiguo hospital Francisco Troconis, punto en el cual el conjunto criollo Los Copleros del Unare quienes acompañaron al cantante Ramoncito Pérez, entre otros copleros que tributaron versos al Cristo de la Salud.

En horas de la tarde, la procesión regresó a la iglesia San Gabriel, donde se esperaba una celebración eucarística y la acostumbrada serenata con música llanera.

La centenaria procesión del Cristo de la Salud se originó con el sueño de la niña Carmen Díaz, quien soñó con una multitud de personas que desfilaban detrás del crucificado en agradecimiento por haberlos sanado del vómito negro que azotó al pueblo guariqueño entre 1.855 y 1.856.

Las crónicas cuentan que la niña visualizó en su sueño el fruto del limón como el remedio para aquella epidemia que causó una mortandad en Zaraza, donde se habilitaban diariamente fosas comunes para sepultar a las víctimas del mortal vómito negro.

La niña murió, pero a los días, un hombre enfermo venía caminando por una de las céntricas calles de Zaraza (la Libertad), vio un limón en el piso, lo ingirió y sanó del temible vómito. El hecho se regó por todo el pueblo, cuyos enfermos comenzaron a tomar el jugo de limón para sanar de la enfermedad.

Los cronistas registran ese milagro por el 1856, año en que el sacerdote Mariano Batanero, estaba como párroco de San Gabriel Arcángel. Este ministro de la iglesia interpretó aquel momento como un signo de la mano de Dios y organizó la primera procesión en agradecimiento al Cristo de la Salud, la cual salió la madrugada del primero de enero de 1857.  Fuente: U.N