noviembre 28, 2022

El Nuevo Guárico

Libre, Plural y Objetivo

Elecciones de medio término en EEUU ¿Qué está en juego?

Estadounidenses definirán este martes composición del congreso y el destino político de Biden y Trump

Este martes en Estados Unidos se llevarán a cabo las llamadas elecciones de “medio término” donde se elegirán a 35 nuevos integrantes del Senado de Estados Unidos que está compuesto por 100 miembros equivalente a dos senadores por cada uno de los 50 estados que conforman el territorio del país norteamericano.

En este proceso que definirá la composición del congreso bicameral estadounidense, también se elegirán a los integrantes de la llamada “cámara baja” o cámara de representantes que está compuesta por 435 miembros.

En la actualidad la llamada “cámara alta” o cámara de senadores se encuentra dividida entre republicanos que cuentan con 50 senadores, mientras que los demócratas suman 48, que unido a dos “independientes” logran obtener la mitad. Este escenario de empate es roto por el voto de quien ejerce el cargo de vicepresidente, siendo favorable a los demócratas con Kamala Harris, la segunda del Ejecutivo tras la elección de 2020 donde fue electa junto a su compañero de fórmula Joe Biden.

En el caso de la cámara baja del capitolio estadounidense, se encuentra bajo el dominio de los demócratas que cuentan con 220 de los 435 escaños, mientras que los republicanos se ubican como la minoría con 212 representantes.

¿Qué dicen las predicciones?

La definición de “medio término” de estas elecciones está vinculado a que se realizan tras cumplirse la mitad del periodo del jefe del Ejecutivo que desde 2020 ejerce Biden.

Para este proceso se augura un triunfo de los republicanos, esto debido al creciente descontento que dentro de la sociedad estadounidense ha provocado la situación económica de la primera economía del mundo como consecuencia de la inflación, así como por la crisis migratoria y la creciente violencia que se evidencia en el incremento de las masacres y tiroteos en territorio norteamericano.

Joe Biden, quien es la voz que empuja a los candidatos demócratas, según una encuesta realizada por Reuters/Ipson cuenta con el 54% de rechazo de su gestión, hecho que podría significar el debilitamiento de las candidaturas de su partido en este proceso electoral.

Caso contrario sucede con los republicanos que, aprovechando el escenario del descontento en lo económico y social, estarían asegurando la mayoría en ambas cámaras aludiendo a discursos que cuestionan programas sociales por el alto costo que representan para el Estado, así como la política migratoria de Joe Biden que ha derivado en cifras históricas de entrada ilegal de personas provenientes de países del Caribe, así como de centro y sur américa.

Trump en campaña

Pese a haber sido derrotado en las pasadas elecciones presidenciales de 2020, luego haberse negado a aceptar la victoria de su contrincante y promover lo que han calificado como un intento de golpe de Estado con la llamada “Toma del Capitolio”, el republicano Donald Trump se ha convertido en el propulsor de las candidaturas republicanas.

El magnate norteamericano ha recorrido todo el país promoviendo a los candidatos del partido republicano donde se ha convertido en uno de sus más fuertes dirigentes tras lograr triunfos internos de sus partidarios y afines en las candidaturas para representantes y senadores.

Como parte de su campaña Trump ha señalado como errores de Biden el ser parte del conflicto armado que se desarrolla en Ucrania, así como de mal manejo de la economía asegurando que los planes del actual presidente que apuesta por la inyección de capital en infraestructura y en programas sociales, están destinados al fracaso y son los principales causantes de la inflación.

Asimismo, ha cuestionado la política migratoria de su predecesor bajo un discurso que, entre xenofobia y racismo que tiene gran calado en la sociedad estadounidense, aboga por una política de “mano de hierro”, tal y como se aplicó durante su presidencia.

El protagonismo de Trump en este proceso electoral es visualizado como parte de la campaña del expresidente, quien desde su salida ha manifestado su deseo de ser nominado por los republicanos como candidato presidencial para el 2024, esto pese a que ya cuenta con 76 años de edad.

“… para que nuestro país vuelva a ser seguro, exitoso y glorioso, probablemente tendré que volver a hacerlo”, dijo el magnate frente a una multitud en la ciudad de Miami, Florida donde acudió para apoyar al senador Marco Rubio, portando la gorra roja bordada con el lema “Make America Great Again” (Que América vuelva a ser grande) la misma que usó durante la campaña donde resultó electo presidente en 2016.

Riesgos de Biden

Para Biden, que ha manifestado su deseo de ir por la reelección como presidente en 2024, estas elecciones, además de definir su futuro político, determinarán el rumbo de su gestión donde una mayoría republicana podría significar el bloqueo de leyes y propuestas de proyectos y presupuestos en los dos años que le restan.

La poca probabilidad de victoria de los demócratas como consecuencia del debilitamiento de la figura de Biden, ha empujado al expresidente Barak Obama a sumarse a la campaña en la búsqueda de promover con su imagen de buena gestión a los candidatos demócratas.

El discurso de los demócratas apunta contra Trump y el trumpismo republicano, a los que acusan de poner en riesgo las libertades poniendo como ejemplo el retroceso en temas como el aborto y el control de armas.

“En estas elecciones nos jugamos la democracia”, ha dicho Obama quien acusa al trumpismo de autoritarios y de negarse al diálogo en función de solucionar los problemas del país norteamericano.

“No están, al menos actualmente, interesados en resolver problemas. Les mueve enfadar a la gente y encontrar a alguien a quien culpar de los problemas. Porque de esa manera creen que no nos daremos cuenta, que nos distraerán del hecho de que en realidad carecen de soluciones”, indicó.

Este proceso electoral, además de definir el futuro de Biden y Trump, así como el rumbo de los próximos años de la nación norteamericana, se encuentra bajo la mirada de un mundo que en medio de tensiones bélicas y la crisis climática, apunta a la recomposición del orden mundial donde Estados Unidos sigue siendo parte importante. Fuente: U.N