diciembre 5, 2022

El Nuevo Guárico

Libre, Plural y Objetivo

Bolsonaro reconoce su derrota dos días después de las presidenciales de Brasil

Seguidores del expresidente continúan manifestando en todo el territorio brasileño y exigen la renuncia de Lula

Tras dos días en silencio, y en medio de una profunda crisis social que ha llevado a sus simpatizantes a las calles, este martes, el exmandatario Jair Bolsonaro, reconoció públicamente su derrota ante su contrincante, el líder del Partido de los Trabajadores, Lula Da Silva. 

En un mensaje que fue difundido para todo el país, Bolsonaro valoró el proceso electoral en que fue derrocado como una “injusticia” pero aseguró que iba a “respetar los mandamientos de la Constitución”.

El mandatario inició su mensaje diciendo: “Quiero comenzar agradeciendo a los 58 millones de brasileños que votaron por mí el 30 de octubre. Los movimientos populares actuales son el resultado de la indignación y un sentimiento de injusticia por cómo se produjo el resultado electoral. Las manifestaciones siempre son bienvenidas, pero nuestros métodos no pueden ser las de izquierda, que siempre han perjudicado a la población, como la invasión de bienes, la invasión de patrimonio y la restricción del derecho de ir y venir, la derecha realmente surgió en nuestro país, nuestra robusta representación en el congreso, muestra la fuerza de nuestros valores: Dios, Patria, Familia y Libertad”.

Con un margen de diferencia menos a dos puntos porcentuales, Da Silva logró recuperar la presidencia de Brasil, en la cual estuvo desde 2003 hasta el 2010. También fue diputado y vicepresidente, y además estuvo preso por algunos vínculos con casos de corrupción. 

Este domingo, Lula logró sumar 60.345.999 votos, mientras que su contrincante, Jair Bolsonaro, solo logró sumar 58.206.354 de votos, lo que representaba un 49.1% del respaldo. Desde entonces, el mundo entero estaba expectante del pronunciamiento del presidente saliente. 

Ante su silencio, miles de sus seguidores, han salido a las calles de varias ciudades de Brasil generando caos en la población, y exigiendo la renuncia del presidente electo, lo que ha generado enfrentamientos con grupos de simpatizantes de Lula.

Debido a esta situación el tráfico en 20 estados del país se vio severamente afectado por el bloqueo de al menos 200 carreteras. Entre ellos, el Mato Grosso o el estado de Paraná, además del corte de carreteras entre Río de Janeiro y San Pablo.

Durante su discurso, Bolsonaro aseguró que dichos cortes de ruta que se están produciendo en las carreteras son el resultado de la “indignación popular” a raíz del resultado de las elecciones del domingo, sin condenar las acciones que mantienen colapsado a todo el país.

Finalmente, cerro su alocución celebrando el respaldo recibido por su bancada electa por su partido: “Formamos varios líderes en todo Brasil. Nuestros sueños siguen más vivos que nunca. Estamos por el orden y el progreso. Incluso frente a todo el sistema, superamos una pandemia y las consecuencias de una guerra. Siempre me han etiquetado como antidemocrático y a diferencia de mis acusadores, yo siempre he jugado dentro de los cuatro renglones de las constituciones (…) Como presidente de la República y ciudadano seguiré cumpliendo todos los mandamientos de la Constitución… Es un honor ser el líder de miles de brasileños que defienden la libertad económica, religiosa y de opinión”.

Durante su discurso Bolsonaro no mencionó ni felicitó a su contrincante Lula, ni tampoco dijo nada al respecto sobre su derrota, o sobre la labor del Tribunal Superior Electoral (TSE), aunque si mencionó que, en el país, lo “iban a extrañar”, lo que deja en evidencia el reconocimiento de su pérdida en esta jornada electoral.