octubre 4, 2022

El Nuevo Guárico

Libre, Plural y Objetivo

Tormenta política en EE UU tras el allanamiento de la mansión de Trump

"Nadie está por encima de la ley, ni siquiera un expresidente de Estados Unidos", declaró este martes la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en NBC

El allanamiento de la residencia de Donald Trump por el FBI crea división: para unos es un primer paso hacia un juicio y para otros, una «persecución política», en medio de una gran polarización y cuando el expresidente considera volver a ser candidato a la Casa Blanca.

Nunca un exinquilino de la Casa Blanca tuvo tantos problemas con la justicia.

¿La redada de la policía federal tiene que ver con las cajas de cartón que Donald Trump se llevó cuando se fue de la Casa Blanca en enero de 2021?, ¿con la investigación sobre su presunta responsabilidad en el asalto al Capitolio? ¿o con las sospechas de fraude financiero que pesan sobre la Trump Organization en Nueva York?

La AFP contactó con el FBI pero este declinó hacer comentarios.

Donald Trump se declara inocente en cada uno de estos casos y se considera blanco de una caza de brujas.

En un comunicado denunció duramente el allanamiento de su mansión de Florida, al que no asistió. «Estos son tiempos oscuros para nuestra Nación», dijo. «Esta incursión no anunciada en mi casa no era necesaria ni apropiada», añadió.

«Nadie está por encima de la ley, ni siquiera un expresidente de Estados Unidos», declaró este martes la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en NBC. Como la mayoría de los demócratas, Pelosi lleva años pidiendo que el magnate rinda cuentas.

La escalada judicial parece haber unido más al Partido Republicano en torno a Trump, hasta el punto de erigirlo en mártir.

Guerra civil

Nada más conocerse el allanamiento, un grupo de simpatizantes de Trump acudió a la lujosa residencia del expresidente para dar rienda suelta a su furia.

Algunos de ellos ondeaban banderas en las que se leía «Biden no es mi presidente», un recordatorio de que más de un año y medio después de la derrota electoral de Donald Trump, muchos estadounidenses siguen convencidos de que le «robaron» las elecciones presidenciales de 2020.

En las redes sociales, algunos simpatizantes de Trump abogaban este martes por un «divorcio», en este país con divisiones tan profundas que pueden parecer irreconciliables.

«Este es el tipo de cosas que suceden en países en guerra civil», tuiteó Marjorie Taylor Greene, una congresista de Georgia conocida por sus exabruptos que pidió el desmantelamiento del FBI. «¡¡¡La persecución política DEBE PARAR!!!»