agosto 12, 2022

El Nuevo Guárico

Libre, Plural y Objetivo

Guerra a cuchillo entre opositores por Monómeros

Extremistas de la derecha se atacan por el control de la filial de Pdvsa

La empresa venezolana de agroquímicos Monómeros, filial de Petróleos de Venezuela, ubicada en Barranquilla- Colombia, y que produce al menos 40% de fertilizantes que van hacia la producción de los campos del vecino país, vuelve a ser noticia tras las peleas internas de la extrema derecha criolla por el control de la estatal, cuyos activos son manejados por el interinato de Juan Guaidó, en virtud del despojo llevado a cabo con el apoyo de Estados Unidos y el presidente colombiano Iván Duque.

En esta oportunidad, la pelea la protagonizan la llamada fracción 16 de Julio, que formaba parte de la extinta Asamblea Nacional de 2015, y el gerente general de Monómeros, Guillermo Rodríguez Laprea, y su junta directiva.

Así, el ex diputado José Luis Pirela, perteneciente a dicha fracción, denunció días atrás ante la Fiscalía colombiana a los miembros de la pretendida junta directiva de Monómeros, por los delitos de hurto, corrupción privada, administración desleal, utilización indebida de información privilegiada, lavado de activos agravado, enriquecimiento ilícito a particulares, omisión de denuncia de particular, favorecimiento y receptación.

Ante tales delitos, el grupo 16J (integrado por los partidos Convergencia, Vente Venezuela y Alianza Venezuela) tuvo la necesidad de ejecutar en la referida empresa una sustitución de la directiva encabezada por Carmen Elisa Hernández de Castro y Jon Bilbao (presidente ejecutivo).

No obstante, ante tal ataque enfilado contra ellos por un sector de la oposición afín, la junta directiva de Monómeros, designada por Juan Guaidó y el G4 (ala extremista de Acción Democrática, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia), denunció penalmente a Pirela por generar “pánico económico” y acudir a instancias colombianas a emitir “infamias y calumnias y así desacreditar a la empresa”.

Sin embargo, los voceros de la extrema derecha que integran la llamada fracción 16J publicaron una carta el pasado 28 de mayo, dirigida a Juan Guaidó, en rechazo a la denuncia penal presentada en contra de Pirela, quien se ha dedicado en los últimos dos años al proceso investigativo de los “hechos y omisiones” de la actual directiva guaidocista.

Los ex parlamentarios en reiteradas ocasiones han hablado sobre la situación de descalabre económico, jurídico, administrativo que atraviesa dicha empresa, pero el autoproclamado no ha emitido posición alguna.

Ya en 2021 Pirela declaró que “detrás de Monómeros hay una mafia para quebrarla y rematarla”. Y días atrás ratificó los cuestionamientos contra la junta directiva. “Lo que cuestiono es que frente a los que propusieron, que no han sido éticos, que han sido unos malhechores, se pretenda encubrirlos de la responsabilidad, poniendo en peligro un planteamiento que es de todos los venezolanos”.

Colombia confirma quiebra

A esta denuncia se le suma las recientes declaraciones ofrecidas por la candidata a la Vicepresidencia de Colombia por el partido Pacto Histórico Francia Márquez, aliada de Gustavo Petro, vencedor en la primera vuelta de las elecciones en Colombia, realizadas este domingo.

“Aquí había dos empresas, Ferticol y Monómenos, una empresa colombo-venezolana que, por el conflicto entre Venezuela y Colombia, los politiqueros quebraron esta empresa y se la entregaron a Guaidó. 2.000 empleos directos generaban. El 50 % de insumos los producían allí”, dijo Fuente: UN