agosto 19, 2022

El Nuevo Guárico

Libre, Plural y Objetivo

Empresas de servicios petroleros de EEUU piden poder reiniciar operaciones en Venezuela

Si se les permite reanudar el trabajo, Venezuela podría aumentar rápidamente la capacidad de producción más allá de 1 millón de barriles por día

Algunas firmas petroleras estadounidenses cuyas operaciones en Venezuela fueron congeladas por las sanciones se están uniendo a una apelación a Washington para obtener autorizaciones para reiniciar la perforación petrolera en el país sudamericano, según ocho fuentes con conocimiento de las conversaciones.

Si se les permite reanudar el trabajo, Venezuela podría aumentar rápidamente la capacidad de producción más allá de 1 millón de barriles por día (bpd), dijeron analistas, citó Reuters.

El nuevo suministro también podría llenar un vacío dejado por la prohibición de Estados Unidos a las importaciones de energía rusa por su invasión de Ucrania que ha contribuido a que los precios del crudo superen los 100 dólares por barril.

Schlumberger (SLB.N), Halliburton (HAL.N), Baker Hughes (BKR.O) y Weatherford International (WFRD.O) tienen prohibido desde 2019 ayudar a la estatal venezolana PDVSA y sus empresas conjuntas a producir petróleo. Cualquier flexibilización por parte del Departamento del Tesoro de EEUU de una licencia restringida que las cuatro empresas comparten con Chevron Corp (CVX.N) podría permitirles expandir sus operaciones.

Desde que Estados Unidos impuso por primera vez sanciones comerciales de petróleo a Venezuela, muchas empresas retiraron equipos y personal y cancelaron cientos de millones de dólares de sus activos allí. Pero más de una docena de plataformas permanecen almacenadas cerca de los yacimientos petrolíferos más grandes del país.

Una reunión de alto nivel el mes pasado entre funcionarios estadounidenses y venezolanos abrió la puerta a un posible retorno del petróleo venezolano a Estados Unidos. Las sanciones se impusieron por primera vez en 2019 para ahogar las exportaciones de petróleo y privar a Caracas de su principal fuente de ingresos en su intento por ver la destitución del presidente de la República, Nicolás Maduro.

Las conversaciones coincidieron con la prohibición de Washington de las importaciones de petróleo ruso, una medida que entrará en vigor esta semana, lo que podría perjudicar a las refinerías estadounidenses y contribuir al aumento de los precios del combustible.

Las compañías petroleras que aún tienen presencia en Venezuela podrían reactivar rápidamente los equipos en el país, dijeron las fuentes, lo que podría reactivar la producción de crudo, que se mantiene en un 40% de los niveles anteriores a la sanción. Fuente: E.U