agosto 9, 2022

El Nuevo Guárico

Libre, Plural y Objetivo

Journalists cover the crime scene where journalist Lourdes Maldonado was murdered in Santa Fe, Tijuana's outskirts, Baja California, Mexico, on January 23, 2022. - A journalist was killed in Tijuana January 23, 2022, the local prosecutor said, the second media worker murdered in less than a week in the Mexican city on the US border. (Photo by Guillermo Arias / AFP)

Asesinada una periodista mexicana en Tijuana

Una periodista mexicana fue asesinada el domingo por la noche en Tijuana, estado de Baja California, menos de una semana después de que un fotógrafo de prensa muriera tiroteado

Una periodista mexicana fue asesinada el domingo por la noche en Tijuana, estado de Baja California, menos de una semana después de que un fotógrafo de prensa muriera tiroteado en la misma localidad, informó la fiscalía regional.

Lourdes Maldonado fue «atacada con un arma de fuego, mientras se encontraba en un vehículo», reportó en un comunicado la Fiscalía General del Estado.

Lourdes Maldonado trabajó como corresponsal en Tijuana desde los años noventa para un medio mexicano, dijo la FGE, que anunció una investigación.

Colaboró luego en varios medios, entre ellos Primer Sistema de Noticias, PSN, de Jaime Bonilla, que fue gobernador de Baja California de 2019 a 2021, en el seno de una coalición política que sostiene al partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, Morena.

La víctima había ganado hace unos días una demanda laboral contra PSN por despedido abusivo.

Maldonado acudió en 2019 a una de las conferencias matutinas del presidente Andrés Manuel López Obrador para pedirle ayuda en el juicio laboral contra Jaime Bonilla.

«Vengo aquí a pedirle apoyo, ayuda y justicia laboral porque temo por mi vida», dijo en aquella ocasión.

El presidente la había remitido a su «coordinador de comunicación social».

«Para que te atienda, te apoye para que se pida justicia, y que no haya influyentismo», dijo el mandatario en ese momento.

Investigan el móvil del hecho

López Obrador expresó este lunes el pésame a los familiares de Maldonado y dijo que «duele mucho lo que pasó».

Aseguró que tras su presencia en aquella conferencia matutina, el gobierno mantuvo comunicación con Maldonado, «se le ayudó y se le garantizó que su demanda fuese atendida».

Sostuvo que debe investigarse el móvil y las circunstancias del crimen. «No se puede así en automático vincular una demanda de tipo laboral a un crimen, no es responsable adelantar ningún juicio», dijo López Obrador.

No obstante, consideró que tampoco debe descartarse «lo político porque siempre hay confrontación, hay diferencias y siempre se busca perjudicar a adversarios».

La delegada de Reporteros Sin Fronteras en México, Balbina Flores, dijo a la AFP que «está por confirmarse» si Maldonado contaba con protección oficial.

Estos crímenes «envían el mensaje de que se mata a los periodistas y no pasa nada porque no hay quién detenga a los agresores», denunció Flores.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) se declaró en Twitter «conmocionado» por el asesinato de Maldonado y pidió «a las autoridades que investiguen el ataque de manera exhaustiva y transparente».

Impunidad

El lunes pasado había sido asesinado en Tijuana el fotoperiodista Margarito Martínez, colaborador del semanario Zeta y de medios extranjeros.

Su cuerpo fue encontrado a un lado de un vehículo en un sector residencial de esta ciudad fronteriza con Estados Unidos. Según la fiscalía, el reportero murió tiroteado.

El pasado 10 de enero, en la ciudad de Xalapa, en el estado de Veracruz, el comunicador José Luis Gamboa recibió varias puñaladas en la calle y fue trasladado al hospital, donde falleció cuatro días después.

La Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas, CEAPP, pidió a las autoridades que investiguen la agresión.

El comunicador ya no trabajaba en medios pero hacía análisis en redes sociales en las que denunciaba la complicidad de los políticos con el crimen organizado.

En 2021, según un recuento de la AFP, al menos siete periodistas fueron asesinados en México, aunque no ha quedado demostrado en todos los casos que sus muertes fueran consecuencia de su trabajo.

México es considerado uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, con más de un centenar de comunicadores asesinados desde 2000, según cifras de la Comisión de Derechos Humanos.

En 2020 fueron asesinados ocho periodistas, de acuerdo con Reporteros sin Fronteras. Más del 90% de los homicidios de comunicadores en el país permanecen impunes, denuncian organizaciones defensoras de la libertad de expresión.